mineraltown

4 dias cavando en la mina del diamante de treasure mountain

Castellano
Català
English

4 dias cavando en la mina del diamante de treasure mountain

Autor: Treasure Mountain Mining
Contenido cortesía de : Treasure Mountain Mining www.treasuremountainmining.com

Traducción : MineralTown.com


Abrir una geoda de diamantes de Herkimer es por completo una de las emociones más grandes que cualquier buscador de minerales puede experimentar. Usted es la primera persona que ve su contenido, y tal como usted saca y examina los perfectos, brillantes cristales gema usted experimenta una sensación de alegría que es de verdad indescriptible. Aquí está un informe sobre mis recientes cuatro días cavando en la Treasure Mountain, un área de "pagar para cavar" en Little Falls, NY.

26 MAYO, 2001 (DÍA 1)
El fin de semana del día Conmemorativo tenía la oportunidad de volver a la mina del diamante de Treasure Mountain a cavar diamantes. ¡Puede sonar raro, pero he estado tan ocupado con las cosas finales del negocio en la mina que no he tenido la ocasión de recoger desde 1999! Saliendo del hogar a las 5:30, llegué a la mina a las 8:15, era alegre ver que mi socio de recogida Dick Holmes había seleccionado ya un punto donde cavar (de esa manera si no encontramos algo yo podría embromarlo con que era culpa suya por escoger un punto miserable). Comenzamos como de forma habitual - limpiando toda la suciedad de la repisa, limpiamos los escombros dejados atrás por cavadores anteriores, y examinamos la pared para saber si había geodas dejadas por los cavadores anteriores. Sobre las 11:00 encuentro nuestra primera geoda - a la derecha en la base de la pared, un agujero lleno de calcita, de suciedad y de arena, y unos pocos chispeantes diamantes. Esto nos inspiró a mover rocas frenéticamente, y pronto habíamos recogido varias geodas similares más, en el área inmediata de la primera. Aunque no encontramos ningún "Scepter", en estas geodas encontrábamos diamantes bonitos de hasta 2½", de claridad inusual y con un lustre alto y notable. Estos hallazgos nos llevaron a una tarde corta en geodas y larga en sudor. El tiempo era fresco y lluvioso, pero nuestra gran lona nos mantuvo relativamente secos. A las 6:00 P.M. Dick empaqueto y marcho hacía el hogar (con todos los cristales que habíamos encontrado) para celebrar el domingo el 80 cumpleaños de su madre. Yo seguí cavando.No más de 5 minutos después que Dick me dejara se abrió en una gran geoda: 3 compartimientos interconectados en 3 niveles. Cada compartimiento era del tamaño de una pelota de fútbol. Una vez que estuvo lo bastante abierto para explorar, con los cristales de esta geoda llené una bolsa de un galón (los limpiaré y clasificaré más adelante para ver si alguno está agrupado). Éste fue el último hallazgo del día, y yo marché completamente entusiasmado por cavar un día más.


27 MAYO, 2001 (DÍA 2)
El segundo día (domingo) del fin de semana Conmemorativo, amaneció mojado y lluvioso y yo trabajé solo. Aunque estaba rígido y dolorido de los esfuerzos del día anterior, pronto me calenté cuando comencé golpear con los mazos de 12 libras y de 20 libras, colocando las cuñas y los cinceles para mover tanta roca como fuera posible. Los lonas estiradas guardaron el lugar de la lluvia, y me permitieron trabajar aún con la desagradable fuerza del agua. Mi plan inicial de ataque era levantar una sección tan grande como fuera posible de la tapa de la repisa unos 3 pies elevada. Para lograr esto coloqué una serie de finas cuñas de acero haciendo de resortes planos. Éstos crearon una grieta en forma de rayita, después la enviaron hacia un lado y hacia detrás. En una hora había tenido éxito en la separación de una losa de unos 4 pies de largo, 30" de profundidad, y 8" grosor. Contaba que con esto me permitiría simplemente atacar directamente la roca de debajo, donde esperaba encontrar algunas geodas. Una vez que moví de un tirón la losa grande de la tapa, comencé a romperla hacia arriba simplemente para conseguir apartarla.¡Para mi asombro, a cada golpe de martillo saltaban cristales que se derraman hacia fuera por todas partes - la cosa estaba cargada con minúsculas geodas, sobre unas 30 de ellas en total! Aunque no había "Scepters" en estas geodas del nivel superior, la alegría de encontrar muchos cristales así mantuvo mi moral alta en la fresca llovizna. Encontré varias geodas más por la tarde en el nivel inferior, pero todavía ningunos "scepters" para recompensar mis esfuerzos. Cuando paré (8 P.M.), decidí volver la semana siguiente para continuar cavando. Así pues, después de cubrir mi área señalada con mi lona y asegurar todas mis herramientas, cargué encima mis hallazgos y me prepararé para conducir tres horas hacia casa. A la salida tomé medidas con el encargado de la mina Chris Phetteplace para mantener mi area, después me dirigí hacia el hogar con mi montón de cristales.


1 JUNIO, 2001 (DÍA 3)
Era el viernes después del día Conmemorativo antes de que pudiera volver a la mina del diamante de la Treasure Mountain para continuar cavando. El descanso de cuatro días fue simplemente perfecto, pues mi cuerpo se había recuperado (bien, casi) del castigo de estar 10 horas al día golpeando con el mazo y con las cuñas de acero en roca dura. Llegué a Little Falls sobre las 8:30, y a las 9 estaba listo para comenzar el trabajo. El día estaba soleado y claro, así que no tenía ninguna necesidad de la lona que tapaba la lluvia el fin de semana anterior. Mi primer proyecto era quitar un pedazo grande de roca del frente de mi área. Había una grieta como una rayita que iba de la tapa (casi 4' alto) a la base, así que tenía grandes esperanzas de encontrar una geoda si podía moverlo. Al final estuve casi 3 horas para sacar la roca fuera y trabajar debajo en la base. Y esta vez el trabajo fue infructuoso - había solamente geodas pequeñas en la sección más baja, y con cuarzo muy pequeño. Después del almuerzo ataqué la sección superior restante, despejandola de toda suciedad y trabajando de lejos todo la roca cerca de la tapa. Había esperado encontrar otra grieta que me permitiría que quitara una sección grande, pero esta esperanza fue inútil. Este vez mi mazo de 12 libras lo rompió, dejando una abertura de 6". Lo que significaba que ahora era el turno de mi mazo corto de 8 libras y de "Big Bertha"(mi 20 libras). ¡Cuando estoy cansado, ese mazo de 20-libras se siente como si pesara 20 toneladas! ¡No obstante, condujo las cuñas mucho más rápidas, incluso si solo puedo hacerlo golpear solamente 8 o 10 veces antes de tener que parar para coger aire! Usando "Big Bertha" conseguí levantar otra sección de la capa superior, y descubrí 2 geodas muy agradables, pequeñas pero cargadas con buenos cristales. Esto me animó y me hizo quedar hasta que oscureció alrededor de las 8 P.M.. Así pues, después de cubrir mi zona para la noche, me lavé y me fuí a cenar a la ciudad.

2 Junio (Día 4)
Era el último día de mis cuatro días cavando en Treasure Mountain, y de hecho solamente tenía medio día puesto que había prometido volver a casa a media tarde, y tenia que conducir durante tres horas. Cuando el sol brilló a través de la ventana de mi "Blazer" a las 6:00, me desperté de un salto, deseando aprovechar cada minuto. El tiempo era perfecto, y después de desayunar conducí bajando la colina hacía a la mina. Era la primera persona en el lugar, y en el aire de la mañana pronto sonó el sonido mi mazo y el cantar del acero que dirigia a las cuñas. ¡Encontré una geoda en la capa superior casi inmediatamente, y cuando agrandé la abertura para tener acceso a la geoda descubrí una segunda inmediatamente adyacente a la primera! Ambos tenian cerca de 5" de diámetro. La primera geoda ofreció una docena de claros "diamantes", de cerca de 1" el más grande. La segunda estaba abarrotada por completo de cristales de ½" a 1", tantos que después de que los quitara todos yo me preguntaba cómo habían cabido todos en un espacio tan minúsculo. Después de guardar estos hallazgos en bolsas de plástico, limpié encima del área alrededor de las geodas, buscando cualquier muestra interesante. Con el martillo y cincel quité un pedazo pequeño de roca de la parte posterior de la primera geoda, y encontré un pequeño agujero oscuro. Sondeé el agujero con mi destornillador, entraron los 8" de la herramienta¡hacia abajo! Casi una hora más adelante, después de un trabajo duro considerable, podía sacar fuera un pedazo grande de roca y exponer bastante de la abertura de la geoda para comenzar a vaciar su contenido. La abertura en la roca ahora era 4 " alta y 6" de par en par así que tenía un acceso relativamente fácil. Primero sondeé los restos de la superficie con mis dedos, suavemente levantando pedazos de calcita y los diamantes sueltos. Los guardé en bolsas para conservarlos. Utilicé después una paleta para echar fuera la suciedad y la arena suelta que había caido abajo a través de la roca durante años, llenando el espacio vacío en el fondo de la geoda. Tamicé todos los restos con una malla del ¼", seleccionando puñados de chispeantes cristales a cada carga. Tuve que quitar mucho más roca para continuar trabajando la geoda, pero hasta el momento en que acabé, había llenado mi tamiz sobre una docena de veces. La geoda se ensanchó hacia fuera para formar un hollo de un pie y medio de diámetro. Cuando finalmente alcancé el fondo, había un grupo grande y hermoso de diamantes junto con varios buenos pedazos de calcita. ¡De la tapa al fondo, la abertura casi tenía 3' de profundidad! Llené bolsas de 2 cuartos de galón con los diamantes de esta geoda. Ahora eran las 11:30, y decidí que era la hora perfecta de parar. ¡Un final maravilloso a cuatro días cavando! Y, aunque no encontré ninguno de los evasivos "Scepters" de la Treaure Mountain, me conozco y volveré otra vez aunque sea solamente por el asictivo entusiasmo de abrir geodas llenas de diamantes.

Contenido por cortesía de :

Treasure Mountain Mining

 


Mineraltown | Información | Fotos de minerales | VIDEOS | Artículos | Ferias | Directorio | Anuncios clasificados | Libros de minerales